¡¡Ganamos la Eurocopa y ganaremos la euro-crisis!! (Luego a por el mundial).

En el quehacer de la historia política del mundo, siempre se dice que cuando la situación interna de un país pasa por momentos difíciles, los gobernantes tratan de distraer la atención de la población con asuntos exteriores intrascendentes. Son estos momentos cuando el patriotismo, amor a la nación y demás sentimientos símiles resurgen con fuerza y calor, logrando que realmente la sociedad centre su mira en otro punto más allá de los problemas que realmente les atañen.

Bajo mi humilde opinión, la situación económica actual, es bastante más complicada de lo que muestran los diferentes charlatanes que se pasean por los diversos medios, ya sean éstos periodistas o políticos. Veamos porqué.

En el Boletín Económico que el Banco de España presentó el día 4 de junio (http://www.bde.es/informes/be/boleco/2008/be0806.pdf), aparece que el paro desde mayo de 2007 hasta mayo de 2008, ha crecido en España un 19,3%. También en mayo, el número de parados en la construcción creció un 63% en términos interanuales. Mi sorpresa llegó cuando observé que en los países de la zona Euro, el desempleo se ha disminuido.

Entre los indicadores relativos al consumo privado, el índice de ventas del comercio al por menor y las matriculaciones de automóviles destinados a particulares retrocedieron en mayo en tasa interanual un 5,3% y un 28,4%, respectivamente.

Los tipos de interés de la zona Euro se sitúan al 4,25%, los cuales no son relativamente elevados, pero al repercutir sobre el endeudamiento y las facilidades de crédito, puede hacer bastante daño a la demanda de un país. Por cierto, que ante esto el presidente francés, Nicolas Sarkozy, criticó la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de aumentar los tipos de interés en la zona euro hasta el 4,25%, que según él “pone de rodillas a las empresas europeas” (a lo que yo le añado, ¡y a las familias!). Sarkozy defendió además su derecho a opinar sobre esta cuestión y dijo que “si no hay debate no hay democracia y sin democracia ya no hay Europa”. Como se sabe, el BCE es un organismo independiente que tiene el poder absoluto sobre la política económica de la eurozona y no tiene que rendir cuentas a nadie sobre sus determinaciones, ni al Parlamento Europeo. Hecho bastante antidemocrático, ya que la economía afecta directamente al pueblo, el cual no puede elegir a sus representantes en dicho organismo.

A todo esto, le sumamos que el petróleo esta semana ha roto la barrera a los 145 $, el precio de los alimentos en el mundo no para de aumentar, que los especuladores y los grandes conglomerados financieros están haciendo su ‘agosto’ en los mercados de futuros de materias primas, energías y alimentos.

Del deterioro de los subsidios y prestaciones en los últimos 15 años.

El nuevo (antiguo) viraje social que pretenden de Europa. Políticos que siguen defendiendo los intereses de las empresas y ricos ante el pueblo en sus discursos. Sindicatos que nadie sabe donde andan metidos.

Ministros de economía y bancos centrales que anuncian por los cuatro vientos contenciones salariales de los obreros para controlar la inflación. Sin embargo, los sueldos de los gerentes y las enormes dotaciones a reservas que realizan las empresas no dicen que generen inflación, ni que mucho menos haya que contenerlas. Por cierto, reservas que se traducen en enormes cantidades de dinero que con la excusa de la prevención, el reposicionamiento industrial o la amortización anticipada, son mayores de lo realmente necesario, así que esos recursos ociosos se retiran del consumo y acaban destinándose a mercados financieros, sector inmobiliario y a cualquier tipo de inversión de corte totalmente especulativo e improductivo (cosa que ha estado ocurriendo estos últimos años y que ocurre siempre en los años previos a las crisis).

Por todo lo anterior y por muchísimos más datos cuantitativos, cualitativos y percepciones diarias de a pie, es por lo que sostengo mi hipótesis de que España se vio forzada a ganar la Eurocopa de fútbol. Así se consiguió que durante varios días, un país se desatase en euforia colectiva y pudieran sus ciudadanos descentrar la atención de las cosas realmente importantes.

Medios de comunicación abrían y cerraban con orgullo victorioso las noticias de la Eurocopa, políticos haciendo porras y mensajes continuos de que todos somos la selección. Más de uno también aprovechaba además para vitorear aquello de ¡viva España!

Sin dejar de ser cierto que la selección de la Federación Española (como acertadamente la llama Javier Ortiz en su blog) jugó bien, se consiguió que en una gran mayoría resurgiera el orgullo patrio, el comprar banderas, el insultar a los rivales,… en definitiva, se distrajo sutilmente la atención de la castigada clase obrera de la seria coyuntura económica del momento.

Pero tranquilidad, encabezamos la liga de la crisis.

[Todos los datos y gráficas están extraidos del Boletín Económico de junio de 2008 del Banco de España].

You must be logged in to post a comment.

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis