El control incontrolado de mis movimientos

Sin darnos cuenta, la sociedad ha permanecido impasible ante el enorme incremento invisible de un exhaustivo control rutinario de movimientos. Basta con repasar los pasos que hemos dado desde arranca el día. Voy a repasar levemente los míos:

1) Me despierto, hago una llamada desde el fijo de mi casa. Ya conocen que me he levantado…

2) Cojo el autobus. Paso mi tarjeta bono-bus de estudiante, previa grabación con una cámara de seguridad. Mi nombre queda registrado. Ya conocen que me estoy desplazando…

3) Llego al trabajo, enciendo el ordenador e inmediatamente entro en iGoogle y consulto mi correo de Microsoft. Ya saben que estoy sentado frente a la máquina. A la vez, Google, va registrando todas mis búsquedas, consultas y movimientos. ¿Para qué?

4) Salgo a tomar el café de media mañana. Me llaman al móvil. Saben que estoy en la cafetería a 25 metros del trabajo.

5) Salgo del trabajo, voy a un cajero y ya saben que estoy sacando dinero. Esta vez encima me graban.

6) Vuelvo a coger el bus, saben que estoy de vuelta y conocen perfectamente cuando termino de almorzar, porque me conecto a consultar el correo desde el ordenador de mi casa.

7) Voy a la facultad (después de volver a usar el bus) y en la cafetería hay una cámara grabando. ¿Para qué o para quién?

8 ) De camino a la hemeroteca paso por dos sucursales bancarias instaladas dentro de la facultad. Me graban.

9) Una vez en la hemeroteca, consulto el catálogo electrónico de revistas, previo registro. Decido sacar una revista en papel, me identifico.

10) Bajo andando desde la facultad hasta la Alameda Principal. En las calles del centro de Málaga, hay cámaras públicas de vigilancia.

11) Entro a una libreria, me graban, pago con tarjeta, firmo y me marcho.

12) Sms, llamadas, internet en el móvil, wifi en la calle, anuncios vía bluetooth. Siento que me observan.

13) Vuelvo a mi casa (en bus, claro está) y decido no conectarme a internet. Me siento frente a la tele, pero que ven mis ojos, ¡TV interactiva!

14) Me conecto a internet, voy dejando un justificado rastro de mi navegación, consultas, registros, Firma Electrónica, web 2.0, redes sociales.

15) Cuando me acuesto, con un poco de locura, rebeldía y romanticismo del siglo XXI, apago mi móvil, dándole las buenas noches a quién ya haya registrado en ese mismo instante que me marcho a descansar.

Mañana será él/ella, quién me de los buenos días. Yo mejor no pensaré que “ellos” saben lo que pienso.

¿Os habéis parado a observar y pensar?

¡¡Ni los grandes novelistas de ficción de la primera mitad del siglo pasado se lo hubieran imaginado!!

You must be logged in to post a comment.

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis