¿Es importante “la hora del planeta”?

La hora del planeta es un evento, con carácter anual, que tiene lugar el último sábado del mes de marzo. La idea es pedir una hora de apagón eléctrico voluntario para darle un respiro al planeta y ser conscientes de problemas como el cambio climático, la contaminación lumínica y la importancia del ahorro energético. Ayer precisamente tuvo lugar “la hora” de este año y algunas amistades me preguntaban sobre la importancia e impacto de este evento en nuestro planeta. Mis respuestas/críticas sobre el tema son las siguientes:

- Hay datos cuantificados sobre el porcentaje de consumo eléctrico en ediciones anteriores, que reflejan que los pequeños ahorros individuales a escala global supusieron ahorros monetarios significativos. Pero sinceramente el planeta necesita de mayores ahorros tanto en número como en tiempo, ya que 60 minutos son realmente insignificates en los tiempos de la naturaleza.

- Por otro lado, tenemos que la autocontención individual no tiene sentido si no es acompañada por una voluntad de autocontención en la esfera colectiva y política. La autocontención no ha de concebirse como una propuesta de moderación individual del consumo, sino como un proyecto de sociedad (cuyo objetivo sea Vivir bien con menos), encauzados por poderes públicos democráticos. De nada servirá nuestra moderación si tenemos unos poderes e instituciones derrochadores, que fomentan y subvencionas actividades en el sentido opuesto a nuestro objetivo en esta medida. El ejemplo es claro con la medida impuesta por el anterior gobierno español de limitar la velocidad máxima en 110km/h. Individualmente se consume menos carburante si disminuyes la velocidad, pero por otro lado el Estado estaba dando ayudas para la adquisición de nuevos vehículos, lo que supondría más coches en el patio consumiendo petróleo.

-Relacionado con el poder, la lógica empresarial capitalista es aquella que priman los beneficios sobre cualquier otra variable, aunque esta sea acabar con la vida y el medio ambiente. El modelo consumista-productivista es enormemente dependiente de la utilización de recursos y energía, y paradójicamente los está esquilmando a costa de tener beneficios a corto plazo sin importar que nuevos escenarios tendremos el día de mañana.  Para las empresas, es más barato el márketing verde que solucionar los problemas acarrean nuestras formas de producir y consumir.

Por tanto, si tenemos en cuenta estos tres puntos anteriores (60min. insignificantes; falta de voluntad política, colectiva e individual para la autocontención; y empresas que no están dispuestas a perder ganancias por la naturaleza) podemos concluir que una medida como “la hora del planeta” no tiene el impacto deseado, es insuficiente, pero a la vez, es enormemente necesaria. Tenemos que tomar conciencia sobre esta necesidad y comprender que nuestro estilo de vida es inviable en el tiempo y no es exportable para los 7 mil millones de personas con las que convivimos, ya que está basado en recursos energéticos y materiales finitos. Hasta que no se consiga que la economía y el beneficio sean un medio (en vez del fin) para ponerlos en servicio y disposición de la sociedad y la naturaleza me temo que toda medida “verde” será insuficiente.

You must be logged in to post a comment.

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis