República Dominicana ¿Paraíso o Infierno?

Muchos universitarios sueñan con el día en que llegue su viaje fin de estudios. La preferencia en la mayoría de los centros universitarios estatales es el Caribe, concretamente Punta Cana (República Dominicana). Todos ellos eligen ese destino atraídos por el atractivo sol, las borracheras, la famosa pulserita todo incluido, el ron, playas de revistas, ¿el reggaeton? y la imagen que nos venden a los occidentales de aquello es el verdadero paraíso terrenal.

Hasta aquí no he contado nada nuevo. Sin embargo, lo que no saben la mayoría de ellos es la gravísima situación social en la que se encuentra dicho “paraíso”. Es más, según los datos del último Informe sobre el Desarrollo Humano publicado por el PNUD en noviembre del 2007, la realidad es más dura de la que solemos imaginarnos para un supuesto paraíso.

Para comenzar, según este informe, la República Dominicana, se encuentra en un discreto puesto 79 de 177 países. La clasificación se hace según la puntuación obtenida en el IDH. El cálculo de dicho índice se basa en la esperanza de vida, en el índice de educación y en el PIB per cápita (PPA en US$). PPA es paridad de poder adquisitivo, a través del cual, se puede hacer comparaciones entre países. Lo que es chocante, es que dicho índice dependa de una variable como el PIB per cápita y que el propio PNUD considere que los ingresos actúan como sustituto de todos los demás posibles componentes de desarrollo humano que no se reflejan en una vida larga ni en la educación adquirida.

Sin salirnos del Informe, encontraremos datos que todos comprendemos que son elementales en el desarrollo humano y que a pesar de ello no están incluidos en el IDH.

Por ejemplo, en la República Dominicana, paraíso caribeño, el 29% de la población para el período 02/04 padecía de desnutrición, este dato es un 2% más que en el período 90/92 (mientras los turistas intentan amortizar a toda costa la pulserita ajenos de la dura y triste realidad). Una persona desnutrida, tendrá graves problemas de salud y no se encontrará en condiciones mínimas para desarrollar un trabajo correctamente.

El 5% de los niños menores de 5 años poseen un peso inferior a la media para su edad, y el 12% posee una altura inferior a la que le correspondería. En el caso de España, no aparecen datos, suponiendo que no hay niños con ese problema.

Otro gran problema que sustenta la isla caribeña es el alto desempleo, cuya tasa media para el periodo correspondiente desde el año 1996 hasta el año 2005, fue del 17’9%. Este último dato es muy preocupante en una sociedad y propicia que la economía informal aflore en ese país, con la repercusión negativa que eso genera en el medio y largo plazo para las familias.

El paro afecta mayoritariamente a las mujeres, ya que por cada 100 hombres desempleados, hay 254 mujeres en la misma situación. Y a esto se le suma otra complicación, y es que la mujer percibe un salario por termino medio del 43% del que obtienen los hombres. Tristemente las pésimas condiciones y desigualdades del mercado laboral, deberían de influir directamente disminuyendo el valor del IDH.

Los datos a medida que vamos profundizando en el informe, son más preocupantes. El 16’2% de la población sobrevive con menos de 2 US$ diarios. El 10% más rico de la población poseen el 41’1% de toda la riqueza, y es a su vez 28’5 veces más rico que el 10% más pobre. Para que comprendáis la enorme diferencia, en España el 10% más rico de la población es 10’3 veces más rico que el 10% más pobre, y es de los peores datos de la UE-15.

A pesar de todas las dificultades mencionadas, el gobierno dominicano, parece no realizar ningún esfuerzo importante para solucionar la situación de su país. Como buen ejemplo, tenemos las prioridades del gasto público, el cual destina el 3% del PIB a pagar la Deuda y tan sólo el 1’9% en Salud y el 1’8% en Educación, lejos del 5’7% y 4’3% que destina España a pesar de que es de los datos más bajos de la UE-15. Los más perjudicados como siempre son las familias con menos medios, que no pueden costearse la sanidad privada ni la educación que las empresas quieren.

Las privatizaciones, el individualismo, las políticas austeras recomendadas por los antidemocráticos organismos internacionales como el FMI, el BM y la OMC, y la implantación del neoliberalismo como solución automática y verdades absolutas a todos los problemas, no dejan sino ver que lo único que se consigue con todo esto es el beneficio y el bienestar de unos pocos privilegiados. Y es por ello, que para nosotros la República Dominicana es un paraíso, pero para la mayoría de los ciudadanos sobrevivir puede llegar a ser un auténtico infierno.

You must be logged in to post a comment.

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis